Perforaciones Geotérmicas

La perforación comprende el primer paso de la instalación. Es el espacio donde se introduce la sonda y posteriormente, el material de relleno para que sea posible el intercambio energético.

Las perforaciones se realizan con una máquina diseñada especialmente para la ejecución de sondeos geotérmicos. Consiste en una máquina de pilotaje que permite perforar hasta 150 metros de profundidad. Se realiza la introducción de una sonda tipo Doble-U o tipo Simple-U. El diámetro de la perforación suele rondar los 152 mm, si bien este valor es variable en función del tipo de sonda que se proyecta introducir.

El número de sondas y su profundidad es el resultado de una serie de cálculos que se realizan en la fase de proyecto. Básicamente, su obtención radica en la consideración de unos parámetros básicos como la demanda energética del edificio, el tipo de terreno, el número de horas de funcionamiento, entre otros. En adición a estos cálculos, mediante una simulación informática, se tienen en cuenta todo lo mencionado y se imponen una serie de condiciones que establece la norma alemana VDI 4640.

Además del número de sondas, la profundidad y el diámetro de éstas, resulta imprescindible abordar el método de perforación más adecuado. Para la toma de esta decisión, se realiza un estudio exhaustivo del terreno para, finalmente, establecer qué tipo de perforación es el idóneo para cada caso. Los métodos de perforación más habituales son el de perforación mediante rotopercusión con compresor de aire y el método de perforación con circulación directa y lodos.

img
Back-To-Top